NDEH

(Aplica, en todo lo que hagas y digas, todo el amor total que dispongas y puedas… sin que nada ni nadie, te hagan desfallecer)

lunes, 9 de febrero de 2015

“DAME A MI… ”



“DAME A MI… ”

“Dame a mi…
en mi aguileña
y humosa nariz,
que la fugacidad
del paso del tiempo
se ralentiza por la
paralización que el amor total
nos provoca en el mágico
momento de su conocimiento.

Dame a mí…
en mis córvidas
y afiladas garras,
que la inmovilización
del acelerado movimiento
es la consecuencia inmediata
de querer tratar paralizar al reloj
amando con el mutuo consentimiento
y encontrando el justo aislamiento del momento
y la complicidad entre los amantes…
y por algo decir…
amando al mismo tiempo.

Dame a mí…
en mi mosquetero
y afilado mostacho,
que al tiempo y al movimiento…
los paralizan los enamorados
que cegados por el amor…
navegan sin rumbo…
sin barco…
sin viento…
sin tiempo…
y hasta si me apuras…
sin entendimiento"

 
Para mi que el total amor
no obedece a dimensiones
que lo definan, dirijan o sostengan
ni a inteligencias que lo comprendan:
él es... tal cual es:
el único acelerador y paralizador
del movimiento y del tiempo,
el anárquico...
el sin sentido
de todos los sentidos
en cada y todo momento...