NDEH

(Aplica, en todo lo que hagas y digas, todo el amor total que dispongas y puedas… sin que nada ni nadie, te hagan desfallecer)

jueves, 12 de febrero de 2015

PODRÍA QUIZA...



PODRÍA QUIZÁ…

Podría quizá recitarte…
que en alguna que otra ocasión
mi taciturno y compungido corazón
descompasadamente palpita,
como cansado y vetusto reloj
colgado en una fuliginosa pared
de una añeja y pintoresca estación...
que de trenes y sentimientos repica.

Podría quizá declamarte…
que algunas veces por recordar
y que muchas veces por recordarle,
se me colma el alma de alucinación…
provocada por la relajante fragancia
que de su memoria piel me salpica
devolviéndome a la mente la enajenación.

Podría quizá entonarte…
que cuando me impregno y enjabono
con el néctar de su ausencia
su recuerdo… me recuerda
que la alegría es tristeza
y la tristeza… la alegre condición
que me incita a sentir con ilusión
que si escribo…
es porque me mueven los dedos
los hilos anudados de su esencia
y que si concibo…
es porque me mecen los sentidos
el acunar de su cognición.